FRUIT LOGISTICA News.
Boletín mensual sobre oportunidades de negocio para el sector hortofrutícola.

Drones: Agricultura de precisión

Berlín, 24 de noviembre 2016

Si hace años la idea de un enjambre de aviones y robots sobrevolando los campos habría podido sonar a ciencia ficción, hoy en día los drones son sin duda una de las tecnologías que más están revolucionando la agricultura.

La ventaja de los también llamados SARP (Sistemas Aéreos Remotamente Pilotados) o drones en la agricultura es evidente: permitir a los productores la observación de sus cultivos desde el aire, obteniendo así, una perspectiva que les permita detectar posibles incidencias. Si a esto le unimos la gran precisión de los datos que se toman, así como la disponibilidad temporal de los mismos, es fácil entender por qué estos sistemas han conseguido implantarse con tan extraordinaria rapidez.

Y es que, como apunta José Alberto Burgos, Director Ejecutivo de Smart Flight, empresa dedicada a la agricultura de precisión a través de drones y sensores específicos, “el agricultor necesita cada vez más de un asesoramiento técnico específico para saber entender cómo tiene que actuar en cada momento en el campo y qué correcciones tiene que ir haciendo a lo largo del ciclo del cultivo de su parcela […] Se puede cultivar de muchas maneras, pero el secreto del éxito para alcanzar los objetivos que desea el agricultor, el intermediario, e incluso el cliente final, pasan por una gestión eficaz desde el minuto uno en el que se establece el cultivo o la plantación, hasta que el producto llega al consumidor final. Nosotros ayudamos a gestionar bien a los agricultores, para adaptarse de la manera más eficaz posible a los retos actuales y futuros que la sociedad demanda”, concluye Burgos.

La gran cantidad de información sobre el estado hídrico de los cultivos, su grado de desarrollo vegetativo y su estado sanitario, que se puede obtener en tiempo real para poder realizar riegos, fertilizaciones o tratamientos sanitarios específicos, es vital para que los agricultores actuales puedan optimizar sus recursos.

Una optimización de recursos, o lo que es lo mismo, ahorro de costes, que según los expertos marcará la hoja de ruta a futuro. “En los próximos años avanzará la optimización de recursos, así como el uso de algoritmos de predicción y aprendizaje para la obtención e inferencia de datos a partir del conocimiento de datos de años anteriores y los datos actuales”, declara Eduardo Haro, CEO de Nazaríes IT, empresa española de ingeniería y monitorización de sistemas. La capacidad de predecir y anticiparse también tendrá un impacto positivo en el medio ambiente ya que -según Haro- “la agricultura inteligente ayudará a la producción sostenible, evitando el mal uso de recursos”.

Como resume Burgos, los SARP seguirán haciéndonos avanzar “hacia una vigilancia automatizada y constante de nuestros cultivos, obteniendo una cantidad de información tal, que permitirá de forma automática satisfacer las necesidades de agua, nutrientes y fitosanitarios del cultivo. Intensificando la capacidad productiva de nuestra parcela, controlando la trazabilidad del producto, y haciendo la agricultura más sostenible para el medio ambiente y más rentable y cómoda para el agricultor”. 

Y por si alguno todavía desconfía de la robótica y considera que las personas son irremplazables, los técnicos le dan la razón al apuntar que las máquinas nunca podrán sustituir a los profesionales. La interpretación de los datos extraídos “requiere y requerirá siempre de personas profesionales y con experiencia”, resalta Burgos. Tecnología al servicio de las personas para un mundo mejor, esta es la propuesta de la robótica aplicada a la agricultura.

Los sistemas tecnológicos aplicados en las diferentes fases de la cadena de valor para productos frescos también tendrán un espacio en la 25ª edición de FRUIT LOGISTICA, que tendrá lugar entre los días 8 y 10 e febrero en Berlín.

 

Mint · Calle Orense, 85 · Madrid, 28020