FRUIT LOGISTICA News.
Boletín mensual sobre oportunidades de negocio para el sector hortofrutícola.

Optimización de recursos

Berlín, 30 de junio 2017

La agricultura actual se enfrenta al gran reto de proveer alimentos a 9.200 millones de personas en 2050. Un aprovisionamiento que necesita de recursos limitados para llevarse a cabo y que cuenta con un gran aliado para que esta actividad combine sostenibilidad económica, social y ambiental: la optimización de recursos. Esto es posible a través del uso de soluciones tecnológicas aplicadas en las diferentes fases del proceso de producción. Desde el mantenimiento en las diferentes necesidades del cultivo –estudio del suelo, recurso hídrico, energía, fertilización o fitosanitarios, entre otros- hasta la organización interna de la producción. Todos los pasos son potencialmente ‘optimizables’ para dirigirse hacia una agricultura más sostenible que saque todo el partido posible al concepto de eficiencia.

“El sector agrícola es un sector que se está modernizando rápidamente. Cada vez aparecen más soluciones tecnológicas que permiten mejorar los rendimientos y los beneficios en el campo”, ha declarado María Franquesa, CMO en Agroptima. Con el software y aplicación agrícola que controla la totalidad de las labores realizadas en una explotación agrícola calculan que sus clientes incrementan el rendimiento de las horas de trabajo en un 30%. Otra fuente de optimización de recursos es la agricultura sin residuos, que toma en cuenta los efectos que tienen las intervenciones agrícolas en el medio ambiente y permite seguir produciendo alimentos a través de un equilibrio respetuoso con los recursos existentes. “La clave está en la estrategia y en la tecnificación de todos los procesos. Desde el sector se está haciendo un muy buen trabajo de difusión de información y asesoramiento para, entre todos, optimizar procesos productivos en el campo”, ha opinado Germán Guillem, Director Comercial de Idai Nature. Guillem también ha explicado: “Nosotros analizamos continuamente nuestros propios datos e intentamos reducir el gasto de agua, emisión de diferentes residuos, etc. realizando nuestras propuestas de mejora. [….] Trabajamos con una consultora de Huella de Carbono que analiza nuestros consumos eléctricos y de combustibles y realiza un informe en el que nos indica las acciones de mejora necesarias para reducir los consumos”.

Otro de los recursos que más preocupa en optimización es el agua. En cuanto a gestión del riego entidades privadas y públicas investigan y aplican sus avances para hacer cada vez mejor uso del agua. “En este momento estamos trabajando en dos proyectos relacionados con el riego. Un proyecto financiado por INIA y Fondos Feder sobre automatización del riego, en el cual se combina la información sobre las necesidades de agua del cultivo, las tecnologías de medición y las TIC para que un sistema autónomo gestione el día a día de la explotación sin intervención del usuario, descargando al regante de las tareas de decisión de cuánto y cuándo regar. El otro proyecto es un proyecto europeo H2020, Fertinnowa, que es una red temática en la que se está haciendo una recopilación de toda la información y tecnología relacionada con la fertirrigación y en la que se están detectando cuáles son los problemas relacionados con ésta a los que  tienen que hacer frente los agricultores. Esto va a servir para intercambiar tecnología y seleccionar aquélla que resulta más adecuada en cada zona para afrontar los problemas existentes, la cual será mostrada a los agricultores a través de actividades de demostración”, nos ha contado María Dolores Fernández, de la Estación almeriense ‘Las Palmerillas’, de Fundación Cajamar.

Sin embargo, no todos los procesos de optimización se quedan en el campo. La organización también es de suma importancia en el proceso. Adaptar la nave de manipulado a las necesidades específicas de la empresa, el papel del jefe de producción como coordinador de este proceso o la incorporación de nuevos sistemas que permitan llevar un control más ajustado de las siguientes fases en la cadena pueden garantizar la trazabilidad y disminuir el desperdicio alimentario, dos condiciones que ya pide el cliente y que pueden marcar la diferencia a la hora de negociar la producción.

Entre los días 7 y 9 de febrero tendrán presencia en FRUIT LOGISTICA empresas de todo el mundo dedicadas a optimizar los recursos en las diferentes fases del proceso de producción de frutas y hortalizas.

 

 

 

Mint · Calle Orense, 85 · Madrid, 28020