FRUIT LOGISTICA News.
Boletín mensual sobre oportunidades de negocio para el sector hortofrutícola.

Cupido llega al supermercado

Berlín, 30 de julio 2013

Los profesionales del sector tienen claro que, también en el mercado de las frutas y hortalizas, la clave es 'renovarse o morir'. Y es que las empresas tienen dos opciones para conseguir su cuota de mercado: luchar con la competencia a través de efímeros descuentos o apostar por la diferenciación con estrategias más difíciles de copiar y que les colocan en una posición más fuerte en el medio y largo plazo. Diferenciarse en la presentación del producto es una de estas alternativas.

La clave se encuentra entonces en idear una forma de presentación que aporte valor añadido al consumidor. No debemos olvidar que, a menudo, al innovar en el envase estamos asumiendo unos costes adicionales que habrá que repercutir en el precio final. Y dado que el precio no deja de ser un factor crucial, especialmente en los tiempos que corren, el modo de presentación deberá ser lo suficientemente atractivo para animar al consumidor a pagar ese pequeño extra. ¿Cómo buscar ese valor añadido?

Una opción es adecuar la presentación a las diferentes formas de consumo: ofrecer la fruta como snack o simplemente envasar juntas la combinación de hortalizas necesarias para la preparación de un gazpacho son algunas opciones. También en esta línea trabajan los productos de IV y V gama, que acercan el producto un poco más a su momento de consumo al simplificar el proceso de manipulado de los alimentos requerido por parte del consumidor.

Otra posibilidad, que permite dar rienda suelta a la imaginación, consiste en aprovechar momentos clave como la Navidad o San Valentín para lanzar envases novedosos y efímeros. Bolsitas preparadas con doce uvas para la ocasión o jugosas frambuesas presentadas en un sugerente envase de corazón, son algunas de estas exitosas ideas. Acompañar nuestro producto con recetas de estación también es otra opción dentro de esta línea de trabajo.

Finalmente, cabe diseñar un modo de presentación adecuado para un sector concreto de nuestros consumidores. Ya son habituales en todos los lineales la fruta y verdura dirigida al público infantil, una opción que permite sacar partido a las piezas de calibres reducidos. Del mismo modo, los envases de menor tamaño dirigidos al colectivo single (adultos independientes que viven solos) cada vez se dejan ver más a menudo en las estanterías. Algo tan sencillo como un melón ya cortado en porciones, acerca esta fruta a un colectivo que, de otro modo, no la compraría.

Un envase que aporte una mejora al producto, a su transporte, su uso y su disposición puede convertirse en una ventaja diferencial. En concreto, aquella que llega al corazón del consumidor para emocionarlo, es la más eficaz puesto que las asociaciones emocionales intangibles son difíciles de copiar. No solo el fondo sino también la forma debe conseguir enamorar al consumidor. Una vez que cupido haya lanzado su flecha solo queda mantener la emoción del día a día con un producto de calidad.

Mil y una ideas de presentación para las frutas y hortalizas se dan cita en FRUIT LOGISTICA 2014, el gran escaparate de las tendencias del sector hortofrutícola internacional.

Por Cristina Velasco
Mint · Calle Orense, 85 · Madrid, 28020