FRUIT LOGISTICA News.
Boletín mensual sobre oportunidades de negocio para el sector hortofrutícola.

La innovación, esa revolución permanente

Berlín, 25 de junio 2015

Es la palabra de moda, siempre en boca de todos, aquello que cualquier empresa moderna desea, pero ¿cómo garantizar que nuestras innovaciones sean verdaderamente rentables y no simples tendencias pasajeras?

Para que una innovación sea rentable debe servirnos para generar mayores ingresos. Esto puede suceder de tres maneras: una, haciendo más atractivo nuestro producto de modo que podamos vender una mayor cantidad del mismo; dos, justificando un incremento del precio de modo que aún vendiendo la misma cantidad ingresemos más; o tres, reduciendo nuestros costes de producción, transformación, envasado y/o logística, de manera que aún sin necesidad de modificar el precio que nuestros consumidores paguen incrementemos sustancialmente el margen que recibimos.

Dado que toda empresa busca aumentar sus beneficios, no es de extrañar que la innovación sea ese objeto de deseo que todos ansían. Sin embargo, el error que a menudo cometemos, inmersos como estamos en el día a día de nuestros propios negocios, es buscar la innovación “desde dentro”, rastreando la propia empresa y su realidad cotidiana. Esto no está mal - con ello tal vez consigamos mejorar y abaratar los procesos, el tercer supuesto que anteriormente mencionábamos – pero no sirve para mucho si lo que buscamos es vender más y hacerlo a un mejor precio. ¿Qué es entonces aquello que estamos olvidando? ¿Dónde buscar las claves para la innovación?

La respuesta es tan simple como obvia: debemos centrarnos en los consumidores. A veces, damos por sentado que les conocemos, otras estamos tan focalizados en venderle al mayorista y/o la gran distribución que perdemos objetivo sobre el verdadero consumidor de nuestros productos. Otras veces, hemos experimentado un proceso tan fuerte de expansión internacional que descuidamos el hecho de que nuestros consumidores son extraordinariamente diversos en cada uno de los rincones del planeta donde puede encontrarse nuestra oferta.

Además, los consumidores cambian, lo hacen día a día. Cambian sus gustos, sus necesidades y sus preferencias. No identificar esos cambios, e incluso negarnos a ellos, significa limitar nuestras posibilidades frente a nuestra competencia – que tal vez haya sido más hábil a la hora de adaptarse a tan cambiantes circunstancias – significa, en definitiva, cercenar nuestro propio crecimiento. Incluso empresas que se podría presuponer cuentan con relativo éxito podrían haber llegado aún más lejos de haber detectado todas las nuevas realidades del mercado y sus consumidores.

¡Qué gran reto conocer a nuestros consumidores! Más aún el conocer a aquellos que, no siendo consumidores nuestros, puedan llegar a serlo en un futuro cercano si les ofrecemos las condiciones adecuadas para ello.

Piense por un momento: ¿Quién consume su producto? Piense con todas sus fuerzas, cierre los ojos y visualice. ¿Cómo es esa persona? ¿Qué edad tiene? ¿Qué ropa viste? ¿Dónde vive? ¿Tiene pareja? ¿Hijos? ¿Qué le gusta hacer en su tiempo libre? ¿Qué marcas usa? ¿Cuál es su estilo de vida? ¿Y sus valores? ¿Por qué elige su producto? ¿Qué necesidad real está cubriendo su producto? ¿Dónde lo adquiere? ¿Cómo lo consume? Lleve su imaginación al extremo e imagine todos los detalles, indague, cerciórese de que efectivamente está retratando a sus verdaderos consumidores. Sea honesto y coteje sus respuestas con aquello que su producto ofrece. Los resultados de esta simple comparación le darán las claves para innovar con éxito.

Y es que no olvidemos que una cosa es el precio que se paga por un artículo y otra muy distinta el valor que ese artículo tiene. Centremos la innovación en ofrecer valor y la rentabilidad vendrá por sí sola.

La innovación es uno de los pilares fundamentales de FRUIT LOGISTICA 2016. El certamen, que se celebra entre el 3 y el 5 de febrero en Berlín, acogerá las principales novedades que revolucionarán el sector de producto fresco.

Escrito por: Raquel Herce, Directora General, MINT.

Mint · Calle Orense, 85 · Madrid, 28020