FRUIT LOGISTICA News.
Boletín mensual sobre oportunidades de negocio para el sector hortofrutícola.

Rupert Carter, Director de Ética y Sostenibilidad en Total WorldFresh

Berlín, 27 de agosto 2015

F.L.- ¿Tiene Total WorldFresh la vista puesta en América Latina como región productora/exportadora?

R.C.- Latinoamérica es un área productora clave para nosotros, no solamente por el número de líneas de producto, si no también porque es la primera fruta del hemisferio sur tras haber acabado con los cultivos del hemisferio norte. Adicionalmente, en ciertos cultivos permite la continuidad de la producción para clientes y consumidores. Para cultivos como las moras, América Latina cuenta con proveedores durante largos periodos y se han establecido como buenos suministradores en la cadena de frío para el tránsito del producto a Reino Unido y Europa.

F.L.- ¿Cuáles son los productos que más se importan en Total WorldFresh procedentes de países de Latinoamérica?

R.C.- Moras, cerezas, ciruelas, fruta de hueso y aguacates.

F.L.- Y en cuanto a la producción española, ¿qué importa su empresa en mayor volumen?

R.C.- Frutos rojos (fresas, frambuesas, moras y zarzamoras), fruta de hueso (cerezas, ciruelas, nectarinas y melocotones), hortalizas (como tomates y pimientos) y también aguacates

F.L.- ¿Está importando Total WorldFresh mayor cantidad de alguna fruta exótica que hace unos años fuera desconocida o poco consumida?

R.C.- Tenemos el caso del caqui Sharon, la fruta de la pasión o los mangos. Son productos interesantes con cada vez más consumidores.

F.L.- Y, cambiando de registro, ¿cuáles diría que son las tendencias actuales de packaging en el sector de las frutas y hortalizas?

R.C.- Lo que vemos, hablando específicamente de UK, tiene que ver con conveniencia y seguridad alimentaria. Así que se trata de packaging que sujeten bien el producto, que ayude en su tránsito hacia el punto de venta; desde el agricultor hasta el centro de distribución y hasta su llegada a los supermercados. El packaging tiene que ofrecer funciones múltiples: también ser atractivo para el consumidor y ayudar en la vida útil del producto. Estos son los factores clave. Lo que probablemente vemos en este momento es unos envases más pequeños que disponen de fácil apertura pero que pueden soportar el desplazamiento que deben tener, por eso deben sujetar correctamente el producto. 

F.L.- Hoy en día, ¿qué es lo que los consumidores están demandando en los supermercados?

R.C.- Los consumidores buscan todo tipo de cosas. Buscan fácil visibilidad de la información del producto, claridad en lo que tienen que visualizar pero, cada vez más, la gente está más interesada en ver el producto en sí. No sólo un packaging impreso en colores llamativos sino darle la vuelta y ver el material en sí, quieren verlo y tocarlo parcialmente. Pero también hay una tendencia a la conveniencia: queremos menos packaging porque la gente está muy concienciada sobre el impacto que el envasado tiene en el medio ambiente y eso es algo que debemos tener en cuenta cuando estamos viendo nuevos diseños de envasados. Se debe considerar qué es mejor para el producto pero también para el consumidor. La gente tiene limitación en la refrigeración de los productos en casa y algunos productos tienen que luchar y mantener la cadena de frío para mantenerse en su punto óptimo siempre, incluso cuando el consumidor lo mantiene en casa.

F.L.- ¿Qué hay de la tendencia del envasado para unidades unifamiliares?

R.C.- El envasado para unidades unifamiliares sí está bastante de moda. El sector de la conveniencia está experimentando un brutal crecimiento. La mayoría de los detallistas de Europa Occidental y Reino Unido están buscando envasados pequeños -quizá para 1 ó 2 personas-, para el consumo mientras se está comprando o como tentempié en lugar de una chocolatina o unas patatas fritas. Tomar algo saludable, una fruta, algo súper dulce. Hay muchos productos que cumplen estas premisas, son fáciles de consumir –particularmente la fruta- y esto se consigue con los envasados de menor tamaño. Lo que antes era un paquete de 5 o un paquete de 4 ahora es de 2. En realidad la tendencia del mercado sigue 2 variantes: hay grandes formatos para familias y formatos pequeños para gente que está fuera de casa, para hogares con 1 ó 2 miembros en los que es todo lo que necesitan porque de otra manera una parte sería desperdicio. Además, hay una parte muy importante sobre reciclaje 

F.L.- ¿Hacia dónde considera que va el sector en cuanto a frutas y hortalizas?

R.C.- El sector se fija en la vida útil del producto. Se trata de desperdicio de producto y envasado. El packaging es un tema importante pero la posibilidad de reciclarlo es clave. Muchos países tiene programas de reciclaje, por eso, es necesario los formatos reducidos, realizados en un único material para que puedan reciclarse fácilmente por parte del consumidor. Si es un envase que combina diferente materiales, al final ese envase va a acabar en el vertedero y eso no está bien. Existe el factor “sentirse bien” del consumidor, en la acción de compra de producto envasado. La tendencia es más y más envasado todo el tiempo porque la gente busca esa conveniencia de cogerlo directamente del estante y llevárselo mientras compra, con esto, vemos cada vez menos producto “suelto” y más producto envasado. Esto se da especialmente en Reino Unido y Europa, por el ritmo de vida frenético. Sin embargo, hay áreas en las que el producto suelto es una parte significativa de sus dietas y toda una cultura. El ir a la tienda y querer tocar y sentir el producto, escoger una o dos piezas para meterlas en la bolsa… Pero hay otra tendencia, entre la gente de las ciudades y otros lugares, que tienen un ritmo de vida rápido y quieren sus frutas y hortalizas con la misma rapidez. Hay un cambio muy grande entre las dos.

F.L.- Hablemos de innovación, ¿cuáles son los últimos proyectos en este sentido?

R.C.- Tenemos personal que mira en FRUIT LOGISTICA los nuevos empaques de atmósfera modificada, se trata de la regulación de flujo de caja entre dióxido de carbono y oxigeno y consiste básicamente en la desaceleración de la respiración del producto que significa, dentro de una cadena de frío, que el producto dure más tiempo. Lo que es un beneficio para el supermercado, la tienda y el consumidor porque se lo llevan a casa en muy buen estado, lo consumen en condiciones óptimas y eso hace que repitan la acción de compra. Así que innovación es un gran factor, un campo en el que hay mucho por hacer, es caro y lleva mucho tiempo en cuanto a pruebas, que a veces funcionan y a veces no, pero así son las cosas. Hemos trabajado en absorción de etileno y fuimos los primeros en aplicarlo en los supermercados de Reino Unido. Esto también ha significado un cambio notable, hemos añadido un día extra a la vida útil de fresas y frambuesas, lo que en principio no parece mucho pero un día más en el supermercado sobre tres días, que era la vida útil que tenían estos productos, es muy significativo. Hemos continuado este año con el trabajo en la reducción de respiración de los envases, lo que ha tenido un gran impacto añadiendo dos días extra. Se trata de que el consumidor tenga disponibilidad en su visita a los puntos de venta porque el packaging está realmente ayudando a asegurar que ellos pueden planificar mejor y responder a las demandas estacionales a la vez que nosotros trabajamos para reducir el número de quejas de los consumidores. Ahora el packaging ayuda realmente al producto y antes era únicamente el transporte a la tienda ahora se trata de mantener el producto en su punto óptimo. Que el consumidor tanto si lo lleva a casa como si lo consume en el momento, tenga una buena experiencia y quiera repetir la compra. Por eso, innovación para nosotros es el enlace con los productores y con ello todos ganamos. Para ellos significa que no haya tanto desperdicio de producto, nosotros ganamos por la disminución de producto desperdiciado en los lineales y los supermercados porque lo venden a los consumidores y estos son realmente la clave. Ellos nos muestran sus demandas y los retos a los que nos enfrentamos, las tendencias del mercado y, en definitiva, a ser innovadores para avanzar.

F.L.- ¿Qué significa para Total WorldFresh vuestra participación en FRUIT LOGISTICA?

R.C.- Este foro nos da la posibilidad de mirar lo nuevo del mercado, una plataforma en la que se encuentran mercados internacionales como España o Chile, Estados Unidos… se trata de poder ver qué está disponible, verlo todo junto en una gran área. Berlín se convierte en uno de los eventos más destacables del año. Para nuestra compañía significa poder mantener reuniones y plantear los próximos pasos y lo que se puede hacer de cara al próximo año y hacer un recogido de las nuevas tendencias de manera global. Yo vivo en Reino Unido así que veo lo que hay disponible en mi supermercado y viajando se puede comparar qué más hay disponible pero aquí puedes obtener una visión mucho más global.   

F.L.- ¿Qué planea su compañía para la próxima participación en FRUIT LOGISTICA?

R.C.- Tendremos nuestro stand como en los años anteriores, Total WorldFresh como parte de Total Produce Group, al igual que todas las empresas principales involucradas en compartir el stand de la compañía. FRUIT LOGISTICA se ha convertido en un momento clave para reunirse con clientes y proveedores/ productores. A lo largo de las ediciones también hemos aprovechado el certamen y la plataforma que supone FRUIT LOGISTICA para anunciar los cambios o adquisiciones de la compañía.

 

 

Mint · Calle Orense, 85 · Madrid, 28020