FRUIT LOGISTICA News.
Boletín mensual sobre oportunidades de negocio para el sector hortofrutícola.

Melón y sandía para el calor europeo

Berlín, 27 de agosto 2015

El consumo de fruta fresca es uno de los trucos más empleados para combatir el calor. Y, sin duda, dos de los productos favoritos son la sandía y el melón debido a su sabor dulce y refrescante. Poco a poco las diferentes variedades se han ido haciendo un hueco en las neveras europeas lo que ha propiciado que cada vez haya mayor producción, sean productos más reconocibles y estén disponibles en los lineales durante todo el año.

Según datos del Instituto de Comercio Exterior, España incrementó la exportación de sandía un 40% desde 2005 y sus principales clientes son Alemania, Francia, Reino Unido, Holanda y Portugal – a lo que se está sumando Bélgica y países nórdicos, de acuerdo con declaraciones de los productores españoles. Unos datos muy positivos que también son resultado del trabajo realizado en innovación y gracias a la gran aceptación que los consumidores han otorgado a las variedades de sandía sin pepitas. En el caso específico del melón, la innovación es otro de sus puntos fuertes ya que las compañías meloneras apuestan por la investigación de nuevas variedades: “Contamos con distintas parcelas de ensayo en las que se están testando semillas de nuevas variedades de melón aún no desarrolladas”, declaraba en un medio regional Miguel Ángel Jiménez, gerente de la española Jimbofresh, justo antes de dar comienzo la actual campaña. También, en los últimos años, las marcas han puesto un mayor acento en la comunicación, apostando por campañas publicitarias en medios y promociones en mercados mayoristas.

Es, precisamente, esta promoción del producto, la que ha impulsado las exportaciones en el caso del melón piel de sapo. Las campañas de educación al consumidor han permitido que ya se reconozca en Europa esta variedad de melón como dulce y sabroso a pesar de su color verde. “Recordemos que cada país tiene una ‘cultura del melón’. España es el primer productor del mundo de piel de sapo y verdaderamente se está incrementando su consumo en toda Europa. En los melones producidos en España para los gustos de cada país - los cantalupos, Galia, y otros de carnes roja - prácticamente se ha doblado la producción para el mercado primerizo antes de que los mercados locales del norte de Europa arrancaran”, ha valorado José Vercher, director de Bollo International Fruits.

Por su parte, desde la Conferencia Latinoamericana de Productores y Exportadores de melón y sandía también destacan la importancia del mercado europeo para su industria, que dispone de amplias zonas productoras en Guatemala, Honduras, Costa Rica o Panamá. Algo que también ocurre en Brasil, donde el melón es la fruta más exportada –registrando unos datos de entorno al 50% de la producción- y teniendo como destino principales Inglaterra, Holanda y España. Aun así, el caso de Brasil es algo diferente ya que “la venta se lleva a cabo antes de la siembra y después se adapta a la demanda”, han comentado a FRUIT LOGISTICA Francesco Sicherle, propietario de Produce Marketing Comuncaçao e Promoçoes Ltda y Luiz Roberto, de la compañía brasileña Agrícola Famosa.

El melón es un cultivo que se ve beneficiado por el clima seco y cálido algo que ha afectado de manera negativa a la actual campaña. “Por el momento, vemos que ha tenido más tirón la sandia que el melón. Las condiciones meteorológicas han afectado a las plantaciones y el melón tiene un calibre demasiado grande para los mercados internacionales”, reconoce Alfonso Luna, gerente de la empresa española Frajomel, productora/exportadora de melón y sandía que este año ha realizado su primer envío a Canadá. Lo cierto es que existe una tendencia de preferencia por los calibres de menor tamaño y no sólo en los melones. Las mini-sandías, también conocidas como individuales o personales, gozan de gran popularidad en países como México donde destacan sus numerosos beneficios, tanto en almacenamiento como en empaquetado. 

Jugar con el tamaño o incluso con la forma puede ser otra vía a seguir. En Japón están consolidadas las frutas como obsequio por lo que cada vez son más comunes las sandías con forma de corazón, cubo o pirámide. Eso sí, estas piezas - todavía exclusivas - no están pensadas para su consumo sino como elemento decorativo. Al margen de ello, la sandía es una fruta muy apreciada en el país nipón, donde cada año una subasta - para hacerse con los primeros ejemplares de la temporada - marca el pistoletazo de salida de la nueva campaña. Sin duda, una buena manera de promocionar su consumo.

A pesar de todo, no hay tendencia en este momento que desbanque a los packaging individuales que, en el caso de estas frutas frescas, se combinan con otra de las grandes corrientes actuales en el consumo de producto fresco: el ready-to-eat o IV Gama.

FRUIT LOGISTICA, que se celebrará entre el 3 y el 5 de febrero en Berlín, reunirá a toda la cadena de valor en un marco que supone una inmejorable plataforma de negocio donde se dan cita compradores y productores de todo el mundo.

Mint · Calle Orense, 85 · Madrid, 28020